Lunes, 13 de Agosto del 2001.

Bueno, esto se acaba. Nos hemos levantado a las 7:30. Hemos liado nuestros bártulos y los hemos metido al coche, de forma que para las 8:00 ya estábamos desayunando.

Para el desayuno hemos tenido menos variedad que en otros sitios. Eso sí, aquí nos han puesto plátanos (que nos hemos llevado para el viaje) y una mermelada en un cuenco que parecía ser casera.

Pues eso, que ya estamos en ruta. Ahora son la 1:46 y estamos en el Ring de París. Por ahora nos hemos pillado ya dos atasquillos causados por obras. Uno a la altura de Antwerpen y el otro aquí, en París.

El paso de la frontera ha sido que te cagas. Bueno, y tanto te cagas... Nada más pasarla y pagar en una gasolinera, los tres nos hemos ido a cagar. Pues eso, que las fronteras están desiertas, y aquí no te para nadie. Menos mal...

Ya son las 3:09. Hemos hecho una paradilla en una gasolinera una vez atravesado París y ahora ya llevamos en el día de hoy unos 500 kilómetros. Estamos cerca de Orleáns, y en total hoy tenemos que hacernos 1.027 kilómetros. Seguimos el camino. Por cierto, hace un solazo impresionante y un calor insano.

Bueno, nuevo inciso. Estamos a 370 kilómetros de Burdeos. Calor ya no es la palabra. De repente, parece que se me abren a la vez todos los poros del cuerpo. Son las 4:30. Esperemos que de aquí en adelante el calor vaya a menos, porque ha habido algún trocito en el que me he puesto medio chunga. Cada vez que paramos voy al baño a mojarme la cabeza y la nuca....aaaaaahhhhhh pedazo calor.

Eeehhh, al final hemos llegado a Villeneuve, al sur de Bordeaux. Nos hemos dado una duchilla, y ahora estamos a punto de cenar en un bufallo grill. Luego cuento.

Nos hemos comido (ya) un menú búfalo Frank (salade D’accueil, Búfalo Steak y Tarte Búfalo); Soni Tournedos D’agnean de Nouvelle Zélande; y yo unos Búfalo Wings (Pommes frites, aileron de poulet a la texane, sauce barbecue). Vamos, alitas de pollo yo, Redondo Soni y Entrecot Frank. Para que nos entendamos. En realidad, Frank se ha empeñado en que lo que estaba comiendo Sonia era canguro, y se han llevado el folleto para buscarlo en el diccionario y saber qué clase de carne era.

Ahora estamos ya en la habitación, y voy a terminar el diario de viaje. Mañana entramos ya en Euskadi, y comeremos en Hondarribia, así que mañana ya no cuenta como vacaciones extranjeras.

Así que me voy a las conclusiones, determinadas por coloquio entre los tres:

La palabra del verano: ponzoña.

La bebida del verano: Flugel / cerveza

La María del verano: Sticky Fingers / White Widow

El Hachís del verano: Super polen / Puntjes

La música del verano: La Cabra mecánica (“Yo que soy tan guapa y tan lista...”)

La ciudad del verano: Ámsterdam

El deporte del verano: Bicicleta.

La dolencia del verano: Los Callos

La casa del verano: Dilema entre Engwierun / Léetele

Animal del verano: Ovejas / conejos (de todas las especies)

El puestón del verano: el surfista urbano de Ámsterdam

La chocolatina del verano: BROS

¿Y cuántos kilómetros hemos hecho al final? 4.400 Kilómetros

dibujo13 copiar.gif (356389 bytes)

FIN

foto71 copiar.gif (233873 bytes)

P.D.-  Hemos de decir que cuando llegamos a Hondarribia seguía haciendo un calor que te cagas. Así que nos bebimos tres botellas de sidra, comimos a base de pintxos vascos y, acto seguido, nos pegamos un pedazo baño en la Playa. Bueno, Frank estuvo menos tiempo en el agua, porque se pego un golpe con una rama flotante. Bueno, pues las últimas fotos del carrete son prueba de ello:

foto72 copiar.gif (284712 bytes)