Viaje a Bretaña
Volver a la página principal

 

Nuestro pìcoteo por Bretaña no fue demasiado largo: es lo que tiene el irte de vacaciones en Semana Santa.

Eso sí, pese a que no pudimos visitar el finisterre francés, picoteamos los dos lados de la costa y estuvimos en el bosque de Brocéliande, donde supuestamente se conocieron Merlín y la Dama del Lago.

Estuvimos utilizando los campings municipales de la zona, y hemos de decir que son muy baratos y muy bien cuidados: merece la pena utilizarlos.

Pero voy a empezar correctamente. La amiga Silvini (en aquellos tiempos aún una desconocida) estudiaba de Erasmus en la ciudad de Nantes, así que quedamos con ella para recogerla y visitar la Bretaña francesa.

Nuestra primera parada fue Rennes, una bonita ciudad de cuento. Luego ya ascendimos al norte a visitar el Monte Saint Michel, que sí que es un pueblito de cuento total, y al que no puedes acceder en determinados momentos por la marea.

Hicimos breves paradas en St. Maló y en Dinard y acudimos a Fort La Latte, en donde se rodó la película "Los vikingos", de Kirk Douglas.

De ahí a Paimpont y al bosque de Merlín y, por último, a Carnac, a ver menhires a tutiplén.

Y así acabaron nuestras vacaciones. Hicimos una breve parada en Nantes para devolver a Silvia a su residencia de estudiantes y de ahí, a volver a Euskadi.

¡Y eso es todo!